domingo, 14 de diciembre de 2014

UNA COPITA DE VINO AL DÍA




UN BUEN VINO


 Mellis p.XV in aeneum uas mittuntur, praemissis vini sextariis duobus, ut in coctura mellis vinum decoquas. Quod igni lento et aridis lignis calefactum, commotum ferula dum coquitur, si effervere coeperit, vini rore conpescitur, praeter quod subtracto igni in se redit. Cum perfrixerit, rursus accenditur. Hoc secundo ac tertio fiet, ac tum demum remotum a foco postridie despumatur. Tum mittis piperis uncias quattor iam triti, masticis scripulos III, folii et croci dragmae singulae, datilorum ossibus torridis quinque, isdemque dactilis vino mollitis, intercedente prius suffusione vini de suo modo ac numero, ut tritura lenis habeatur. His omnibus paratis supermittis vini lenis sextaria XVIII. Carbones perfecto aderunt.

(1-I-1)


El Mediterráneo es cuna de grandes caldos. Los romanos eran grandes amantes del buen vino y de la buena compañía, una generosa herencia que nos han legado.

En este fragmento Apicio nos ofrece la receta para la preparación de un vino dulce aromatizado y templadito: para un litro de vino cinco kilos de miel y verterlo en una olla (de bronce según el texto), cocer a fuego lento hasta que se haya reducido a la mitad el líquido; si hierve, echar más vino.Dejar enfriar y, de nuevo, ponerlo al fuego (esto se hará tres veces). Al día siguiente quitar la espuma. Añadir 110 g. de pimienta molida, 5 g. de almáciga de lentisco, 4 g. de hoja de nardo y de azafrán, cinco huesos tostados de dátiles, y la carne del dátil macerada en vino. Se echará vino en cantidad para endulzar. Terminado, echar diez litros de vino, a ojo, de vino dulce. Una vez hecho, se debe meter carbón(para purificar y eliminar los malos olores, el carbón ha de estar incandescente).

Sin haberlo probado, creo que hay que advertir que el resultado de esta preparación puede ser exageradamente dulce, al menos para los paladares actuales.